Mantener la pasión por obtener un servicio de calidad, la satisfacción de cada cliente, y la capacidad de sorprender con la continua renovación son constantes en el trabajo diario de Marta Tuñón. Solo así se logra mantener el agrado de más de 450.000 comensales al año.

“¿Cómo estar siempre a la altura? No se trata más que de preguntarse qué es lo que espera un comensal cuando se sienta en una de nuestras mesas.”